9 de febrero de 2017

Armario taller para modelismo

Hace algunos años, cuando retomé el hobby me encontré con la incomodidad de desplegar/recoger todo el material antes y después de cada sesión de trabajo debido a que carecía de un sitio fijo para pintar.

Tras pensar en varias soluciones comerciales de maletines o armarios portátiles donde poder guardar todo el material me animé a hacerme uno casero. Nunca he sido un manitas para el bricolaje pero con unas maderas cortadas a medida en la tienda y un poco de adhesivo para madera lo tuve todo listo en un par de tardes. Ahora que tengo este blog voy a aprovecharlo para publicar el pequeño croquis que usé para aclararme donde iría cada pieza y a poneros alguna foto por si os sirve de inspiración.


Este diseño lo fui depurando en mi cabeza mientras leía varias entradas en foros de modelistas[1,2] que habían hecho cosas parecidas y todas ellas de mucha más calidad que la mía, dicho sea de paso. Mi idea fue inspirarme en ellos para hacer algo lo más rápido y usable posible y ver si cumplía el objetivo. En ese caso, con más tiempo ya me pondría con la versión mejorada. A día de hoy, tras mudarme de casa por fín tengo un lugar fijo y tranquilo donde pintar y la idea del maletín o armario portátil ya no me es necesaria. Aún así lo sigo utilizando para guardar y tener todo a mano.

En las tapas laterales tengo los botes de pintura, botes pequeños y los pinceles. Los botes los tengo agarrados con cintas negras elásticas de las que llevan los pantalones deportivos o otras prendas. Si os fijais bien en esas baldas estrechas caben dos filas de botes vallejo o una de botes citadel y para aprovechar esta situación cada balda tiene dos cintas para poder tener estas dos filas bien agarradas. Estas cintas están enganchadas a los laterales con tornillos pequeños.

Los pinceles están en la parte lateral izquierda en dos soportes de madera taladrados para que se sujeten verticalmente. Fijándome en los diseños que he enlazado antes me di cuenta de la utilidad de tener una pequeña regleta de enchufes en la parte interior para poder conectar lámparas, compresor, etc. Por eso la coloqué en la parte inferior derecha del cuerpo central, justo debajo de un grupo de cajoncitos de plástico comprados en el bazar chino de mi barrio. El cable y la clavija de esta regleta sale del armario por la parte trasera. 


De esta regleta además saqué cableado de luz que llevé a tres casquillos de bombillas instalados en la parte superior de cada pieza. Estos casquillos llevan cada uno un interruptor individual por si en el futuro quería tener apagado alguno de ellos, aunque nunca los uso.

El resto del cuerpo central como podéis ver es una balda trasversal que lo atraviesa de lado a lado y otra por encima que tiene gavetas con herramientas pequeñas (esta última la improvisé al final y no aparece en el croquis). Estas gavetas las hice con retales de madera que me sobraron y que no me apetecía tirar. En la parte superior izquierda del cuerpo central, bajo la bombilla tengo colgados algunas herramientas grandes con escarpias (alicates, tenazas, bolsa de limas, etc.). En la parte inferior izquierda del cuerpo central guardo botes grandes y altos como sprays, colas, etc.

La madera de la estructura es contrachapado pegado con "No más clavos" de Pattex y reforzado con escuadritas metálicas con tornillos (por la razón de que no me fiaba del adhesivo). Las tapas laterales, como es obvio están enganchadas al cuerpo central con dos bisagras cada una, de manera que se puede cerrar todo el conjunto y quedar como una maleta grande.



Como conclusión os diré que una vez lleno de material pesaba más de lo que me imaginaba y seguía siendo algo incomodo moverla por casa aunque el tiempo de despliegue y recogida se reduce a abrirla o cerrarla. Si me he olvidado de algo o no queda claro alguna cosa preguntadme y os mando más información.

3 comentarios:

  1. Pues la verdad es que luce fantástico. Me gusta tu idea porque yo soy bastante desordenado pintando y puede que un armario de este tipo me ayudara un poco a dejar de ser lo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Pues anímate que merece la pena. Yo pensé que tardaría más en hacerlo pero realmente fueron dos tardes comprando ya las maderas cortadas.

      Eliminar